Recomendaciones para poner pendientes a tu bebé

Si estás pensando en ponerle pendientes a tu peque, te recomendamos que lo hagas cuanto más pequeño sea el bebé, para que cicatrice mucho más rápido y con menos riesgo. Lo más recomendable es a partir del primer mes de vida, porque ya mantiene la cabecita erguida, y es necesario para ponérselos .
Lo ideal es que le des antes el pecho, y le pongas el chupete, con el fin de que la niña esté más tranquila.
Es importante no poner los pendientes si la niña tiene fiebre, o si tiene alguna enfermedad en la piel.

El procedimiento es muy sencillo, rápido y seguro; limpiamos y desinfectamos bien la zona, pintamos unas pequeñas marcas para que queden bien centrados en el centro del lóbulo, y hacemos la perforación mediante una pistola que presiona y hace el agujero con unos pendientes especiales llamados abridores, los cuales cumplen con todas las normas y controles de calidad. Estos pendientes deben dejarse durante unos 15 días, hasta que se cure la herida, y debe lavarse la zona correctamente (no es recomendable utilizar betadine ni alcohol), y se recomienda girar el pendiente varias veces para que no se quede pegado a la herida. No precisa ningún cuidado ni cura especial.
Una vez cicatrizado el agujero, la madre puede cambiar los pendientes por otros de oro de tuerca de rosca plana que son los más cómodos para los bebés.
Procura que la niña lleve siempre pendientes de oro para evitar alergias.